martes, 8 de junio de 2010

Se cierra el cuadernillo

Lo cierro, sí. Con alegría, sin dramatismo, con ganas de tener ganas de empezar otro. Lo dejo aquí colgado de la blogosfera, como una estrella de papel albal colgada de un falso cielo. Ha sido divertido, reconfortante -otras veces dramático y patético, hay que decirlo- este escribir irregular, y por eso mismo antes de dejarlo abandonado como algo que ya no se quiere prefiero cerrar estas pastas verdes y guardarlas junto a tantas otras libretas inacabadas que amontono con descuidado mimo por el escritorio, las estanterías, la mesilla de noche...
Gracias a mis selectos comentadores, a los lectores silenciosos y a los inesperados seguidores, que, como los amigos, se cuentan con los dedos de una mano. Gracias a un cura, que ha sido el último en sumarse a estas deslavazadas historias.

Gracias a todos. No os pierdo de vista.

6 comentarios:

pau dijo...

Pero... jooo... bom.. espero outra url.. paciência.. snif...snif...
Estás segura?

María B. dijo...

Foi unha idea imprevista, pero unha decisión certa. Ás veces non hai cousa mellor que unha folla en branco. Sigo a rondar por aquí...

Beijinhos

Ana Ballesteros Pena dijo...

Pues lo voy a echar de menos... ha sido un placer leerte, pero seguro que otras ventanas se irán abriendo... Un bico

María B. dijo...

Seguro.
Bicos.

Un_cura dijo...

Siento haber llegado tarde, pero llegué. Mis mejores deseos. Sé feliz y si no lo consigues inténtalo de nuevo. Ya nos vemos que el mundo es un pañuelos.
Unha aperta.

María B. dijo...

Lo importante es encontrarse, cura. Yo te sigo siguiendo en twitter. Gracias. Aperta.