domingo, 15 de febrero de 2009

Felicidad

Marian y Moha, ayer en un bar de A Coruña.

2 comentarios:

pau dijo...

Qué belleza y qué satisfacción. Hay instantes que casi nos reconcilian con el mundo, no es verdad?

María B. dijo...

Es verdad. Ellos están tan contentos -pese a todos sus apuros- que hasta se permiten el lujo de discutir quién es más feliz de los dos.